11 de marzo de 2006

1553

Los altavoces repiten a gran volumen con una voz que no les pertenece "you're the devil in disguise, oh yes you are", es demasiado movido para mí en este momento, adelanto, adelanto, adelanto, Slow hands de Interpol. Mi papá me pregunta por Villegas, por Montoya. En el nazinyer alguien me enseña su nueva cámara, "es casi la de mis sueños" le digo.

Las ventanas alumbran y alumbran, el insoportable sonido ése del nazinyer, unos me hablan, llegan correos, Charly García me canta, Sandro le canta a mi mamá, algún grupito pop le canta a mi hermana. Hablo de Brazil, del cineclub de la U, de gente de mi pasado, algún amigo me tilda de ingrato, me invitan a beber, les saco el cuerpo, a este también le saco el cuerpo, no quiero ver a nadie.

Pienso en el submarino, en el romanticismo (mi más reciente descubrimiento), el audiovisual, ojos caleidoscópicos, instinto bogotá, Rock and roll radio... Tengo menos proyectos de los que quisiera tener pero muchísimos más de los que tenía presupuestados hace tan solo dos semanas.

No, Nirvana no, adelanto, George Harrison, My sweet lord. Estoy rodeado de gente todo el tiempo, por todas partes, tengo que ir a radiónica, estoy aprendiendo a tocar guitarra, quien me enseña dice que tengo mucha habilidad, no sé si creerle, he recibido más llamadas en los últimos dos días que en el resto del año.


Pero me estoy sintiendo tan berracamente solo. Ahí está mi familia, siempre, acabamos de almorzar juntos, pero no, ellos no me pueden brindar lo que quiero. Están mis amigos de verdad, sé que puedo llamarlos cuando quiera, que cuento con ellos, pero no quiero. A mi otro grupo de amigos, el que era, no lo quiero ver, de verdad me dio piedra cierta vaina del que creía era mi mejor amigo entre ellos.

"envié mi Cadillac al mecánico..." suena de fondo, Live and let die canta cierto beatle. Como siempre, estoy solo, y es mi culpa, culpa de mi puta apatía, de mi desidia, de mis ganas de mandar el mundo a la mierda. Otro correo, seguro es una cadena, un día de estos lo reviso. Una vez más estoy maldiciendo mi forma de ser, mi forma de ver el mundo.

Mi mejor amigo al teléfono. Ahora viene a las seis, beso a mi papá en la cabeza mientras me devuelvo al PC. ¿en qué estaba?, ah sí, mi ataque. ¿porqué siempre?. Voy a mandar todo al carajo. Voy a terminar de escribir esta mierda y me voy a tirar en mi cama. En mi mente todo el tiempo ha estado pasando el vídeo de It's oh so quiet de Björk, aún mientras suena misteries of truth de Awaken, melodic death metal from Colombia. La banda sonora de Trainspoting, preciso.

Al fin de cuentas sé que mañana ya se me habrá pasado, y antes de un mes me habrá vuelto a dar.

Ahora sí acepto que el anónimo (que estoy casi seguro de que sé quién es) me diga que estoy confundido.

3 comentarios:

Lully, REFLEXIONES AL DESNUDO dijo...

Bueno, con algunas palabrotas me hiciste reir, es normal que te sientas depronto así, pero adelante tomalo suave amigo virtual.
Un abrazo afectuoso!!

Fernando 45 dijo...

fresco, yo no soy sigmun freud, pero se que mal lo aqueja, es ese sentirse vacio y vuelto mierda, o lo que las viejas llaman "malparides cosmica" yo lo resumo en falta de una vieja, creame, soluciona muchas cosas y la vida se hace mas vacana...no me crea, intentelo...

GM IV dijo...

Gracias a todos por los comentarios, ya pasó mi ataque de adolescente malcriado. De hecho noté que eso de escribirlo en el blog me sirvió demasiado, a los diez minutos de terminar no estaba tirado en mi cama pensando en la forma más conveniente de precipitar el apocalipsis sino hablando por teléfono con una amiga y sonriendo. Eso dice mucho.

Fernando45: Una vieja... pero... no sé... ¿será?